EL COLGADO

Me gusta.


En algunos casos el sufrimiento conduce a la comprensión. Nos sacrificamos a un más porque nuestra mente, corazón, alma y cuerpo sufren tormento, desilusión, duda y angustia para que podamos evolucionar, ayudar a otros, descubrir nuevos horizontes y salir por el otro lado a la luz una vez más. De esta manera el ahorcado es un reflejo del Hombre-Dios Moribundo/Resucitador que se encuentra en toda la mitología: la figura divina que muere o desciende al Inframundo para que otros puedan recibir vida, salvación o la promesa del amor divino. Jesús, Osiris, Buda, Odín, Kwan Yin… en cada relato de este tema recurrente vemos un elemento común de entrega: es esencial que en algún momento del proceso de esta Noche Oscura del Alma la figura se rinda y experimente una experiencia transformadora que los pone en las manos de Dios. Acompañando a este arcano mayor están los sentimientos de impotencia pero aquellos que están acostumbrados a controlarlos pueden aprender una poderosa lección. Colgado boca abajo, el hombre colgado no será colgado por el cuello hasta que muertos (aunque hay una fuerte posibilidad de que los traidores fueron castigados de esta manera en la Italia medieval). Su mundo se ha vuelto patas arriba, nos invita a cambiar nuestras percepciones y ver todo de manera diferente. En los mazos ocultos, a la carta se le da la letra hebrea Mem (“agua”), así la imagen del mismo ahorcado mira hacia el abismo acuático. Esta es una tarjeta de reflexión sobre uno mismo en el momento de mayor estrés del alma.

Símbolos comunes del arcano mayor el Colgado

  • Al revés: Percepción cambiante, sentimientos de estar perdido; aquí está el ahorcado. descendiendo al Inframundo, dando la espalda a Dios.
  • Pierna doblada: En muchas imágenes la pierna derecha del ahorcado está doblada a la altura de la rodilla, la parte inferior de la pierna está horizontal acompañada de los brazos del ahorcado extendidos ancho y apuntando hacia abajo. Esta postura forma el símbolo de una cruz sobre un triángulo – el descenso de la luz a las tinieblas para redimirla.
  • Halo: Una imagen de realización santa, santidad o pureza espiritual.
  • Agua: Reflexión, el Abismo. Crowley lo llama “un bautismo que también es una muerte”.
  • Dinero cayendo: Un recuerdo del castigo italiano dado a los traidores; las monedas recuerdan a Judas Iscariote.
  • Lanza: El arma con la que fue traspasado el costado de Cristo
  • Odín: El Dios Nórdico que se colgó del Árbol del Mundo en sacrificio; Trae a la mente un relato de una Noche Oscura grabada en la antigua mitología escandinava, la de la búsqueda de las Runas por Odín. En el Havamal (“Dichos del Altísimo”) leemos: 137.Me colgué de ese árbol ventoso nueve días y nueve noches enteras apuñalado con una lanza, ofrecido a Odín, a entregarme a mí mismo en lo alto de ese árbol del que nadie ha oído hablar, de las raíces que se eleva al cielo. 138.Nadie me refrescó nunca con comida o bebida, me asomé a las profundidades; llorando en voz alta levanté las Runas y luego volví a caer de allí. Las heridas y colgaduras de Odín en el Árbol del Mundo recuerdan la crucifixión de Cristo que creó un puente entre Dios y los hombres en la tradición cristiana. En todo el mundo encontramos historias de terribles sufrimientos que conducen a una mística la perspicacia o el amor divino. La tarjeta del ahorcado nos recuerda que a veces el sufrimiento y el sacrificio son necesarios para permitir una mayor evolución.
  • Árbol: El Árbol del Mundo del que cuelga el ahorcado o místico durante el descenso. También el axis mundi – el vínculo universal entre el cielo y la tierra.

Significado: Mística, experiencia mística, nueva perspectiva, sacrificio, estancamiento, recorte, filosofía, religión, espiritualidad, reflexión, meditación, Noche Oscura del Alma, descenso, entrega, muerte del ego, movimiento a preocupaciones más espirituales, iniciación.

En una lectura

La persona indicada por esta tarjeta es un místico, a menudo experimenta sentimientos espirituales extremadamente intensos -especialmente sentimientos de aislamiento, duda, desolación y separación de Dios, seguidos de una unión dichosa con lo Divino. A veces pueden tener un “complejo de mártir”, con la intención de sufrir por las necesidades de los demás cuando no hay necesidad. Pueden ser pensadores profundos, pasando mucho de su tiempo en reflexión, meditación, o auto-examen. Siempre piensan diferente de los demás, no porque sean contrarios, sino porque su perspectiva del mundo es diferente, informada por sus experiencias espirituales.



imagen del artículo